VOLVER


LÍBANO

EL RIESGO ES QUE TE GUSTE

Bordeado por el Mediterráneo, en un lado, y por unas montañas que rascan los 3.000 metros de altitud, en otro, el Líbano aparenta ser una tierra a mitad de camino entre el cielo y el mar.

A pesar de su pequeña superficie es un país que sorprende al viajero, iluminado por su variada geografía, y por disfrutar de una tradición cultural excepcional. No es un paisaje cualquiera, sino innumerables ventanas al mundo, a la cual más diversa. No es un destino al uso, sino una suma de muchas naciones y culturas, mezcladas entre sí,  a la vez. No se sitúa en Occidente, ni tampoco en Oriente. Es una encrucijada donde, desde hace más de 10.000 años, no han parado de confluir hombres, ideas, modos de vida y muchas, muchas civilizaciones.

PAÍS COSMOPOLITA Y TRIBAL
Así es. El Líbano es un lugar especial que rezuma atractivos y atrapa por las innumerables sorpresas que esconde. Todo ello sazonado y aliñado por un pasado que, quizás, es demasiado presente. Donde el mar y la montaña se cruzan aleatoriamente con testimonios arqueológicos de época fenicia y romana. La huella árabe y cruzada, con el recuerdo de lo otomano y lo francés. Una herencia que a la vez se complica y rebusca en un país cosmopolita, poblado por musulmanes y cristianos ortodoxos, drusos y maronitas, ismaelitas y caldeos, armenios y latinos. Toda una miscelánea compleja y dispersa, que ha confluido en una realidad excepcional, entre el Levante mediterráneo y el Asia más occidental.

Un oasis rico en milenarios bosques de cedros y una cultura popular que ejerce un liderazgo indiscutible entre las costas de Chipre y las estepas de Tartaria. Ahí está el recuerdo de la música de Fairuz, las letras de Khalil Gibran, la influencia de una artesanía cargada de joyas de oro y plata, el poder de una gastronomía que es imitada en medio mundo. También, una modernidad única que le permitió ganar, en una época, el apelativo de “la Suiza de Oriente”.

UNA CIUDAD CIEN VECES DESTRUIDA, Y RENACIDA
Tras un fin del siglo XX explosivo, y un inicio del XXI confuso, el Líbano actual emerge como un destino turístico que seduce por su perfume, su magnetismo y su capacidad de persuasión. Tal vez como su capital, incuestionable: Beirut. Una ciudad cien veces destruida, y otras tantas renacida. Dinámica, elegante, congestionada, ostentosa, enredada, supersticiosa…

Beirut es multifacética como todo el país. Su contraste es irresistible para el viajero viajado, que huye de destinos que parecen sacados de una misma fotocopiadora. Su diversidad hechiza a quien busca todavía un Mediterráneo genuino y auténtico. Su complejidad es, con toda seguridad, su mayor atractivo. Su contrariedad, su mayor paradoja. ¿Aún no estás seguro de descubrir el Líbano?



LOS “MUST” F&S

  • El peso de la historia es muy presente en la antigua tierra bíblica de Canaán: las ciudades fenicias de Tiro y Biblos; el templo de Baalbeck, una de las siete maravillas de la Antigüedad; Anyar, la ciudad omeya; el castillo de los Cruzados de Sidón; El palacio del pachá Otomano de Beiteddine; el Museo Nacional de Beirut.
  • Un Mediterráneo con montañas y hermosos bosques de cedros. La altura del Monte Líbano, el esplendor de los Montes de Chouf, el vértigo las grutas de Jeita, paisajes de roca y arena junto al mar. Existen pocos lugares en el mundo donde encontrar tan variedad de panorámicas.
  • La potencia de una gastronomía de referencia. Humus de garbanzos y purés de berenjenas. Empanadillas de espinacas y cordero asado. Ensaladas de menta y pescados frescos. Falafel y Shawarma. Para postres: el baklava, la pasta halva de sésamo y la kunafi con queso blanco dulce. Para beber: ayran de yogur y una rica variedad de vinos locales.
  • Un país de contrastes: la ciudad cristiana de Zahleh; el Museo Khalel Gibran de Bcharreh (Profeta es después de la Biblia y el Corán el libro más vendido del mundo); el valle sagrado de Qadisha; la mezquita Mohamed; la iglesia armenia de Saint Nshan, y sobre todo Beirut multifacética, cosmopolita y cien veces destruida y renacida.
  • El poder de una cultura que es una referencia en el Mediterráneo y Oriente: una artesanía rica en joyas de oro y plata; hierro forjado, mosaicos y alfombras; la cantante más famosa de Levante, Fairuz; una literatura cargada de influencias francesas y árabes: Khalel Gibran, Emily Nasrallah y Karim El-Koussa.
ASÍ LO VIVIÓ...
No recuerdo una ciudad con más cajeros automáticos que Beirut. Tampoco que un cruce de calle suponga un verdadero cambio de mundo. Ni por supuesto, un lugar tan diverso y contradictorio como el Líbano.

Joan R., profesor, Barcelona

HIGHLIGHTS



ÉPOCA IDEAL

Estos son los meses que recomendamos para viajar al destino teniendo en cuenta la climatología, intereses y eventos.


Enero
febrero
marzo
abril
mayo
junio
julio
agosto
septiembre
octubre
noviembre
diciembre


ACTIVIDADES RECOMENDADAS

Las actividades sugeridas marcan la esencia del viaje. Por supuesto, no son las únicas y pueden adaptarse al tipo de viaje que desee realizar.


1
1
1
1
1
1
1
1
1


TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS

Proponemos otras alternativas que puedan ajustarse al viaje deseado. Tal vez otro destino, quizás un interés relacionado…





MIEMBRO DE:

a bl T p
V V b g
r th v ch f

SUSCRÍBASE A LA NEWSLETTER



CONTÁCTENOS
Si tiene cualquier duda o cuestión referente a nuestros servicios, a la empresa o sobre su reserva, le rogamos se ponga en contacto con nosotros.

c/ Paris 207. 08008 Barcelona (España)
T. +34 932 178 300
F. +34 932 178 487
welcome@ferrerysaret.es

SÍGANOS EN

blog f i in t y p g

© 2018 Ferrer y Saret Viajes, S.L. Todos los derechos reservados.
Nota legalPolítica de privacidad - Diseño by Agencia HACHE - Mantenimiento by BCNBIT

fsb