VOLVER


GALÁPAGOS

TRAS LOS PASOS DE DARWIN

Las Galápagos son un santuario ecológico único donde parece que el tiempo se detuvo hace millones de años. Atrajo la atención de Charles Darwin, quien empezó a concebir aquí, seriamente, su Teoría de la Evolución. Hoy sigue siendo un privilegio acercarse a este oasis de la naturaleza.

No existe una experiencia igual. Es el sueño máximo al que puede aspirar cualquier amante de la naturaleza y, sin duda, las mejores vacaciones para cualquier curioso. Aquí se descubre que existen unas curiosas aves llamadas fragatas reales (Fregata magnificens), capaces de efectuar ágiles piruetas para pescar, o hinchar una gran bolsa roja que se aloja en su garganta para atraer a las hembras. Se disfruta también de bellos flamencos comunes rosados (Phoenicopterus ruber) que, sin saberlo, posan para la posteridad. Uno se distrae ante ejemplares de leones marinos que viven ajenos a la presencia humana.

El día resulta inacabable. Caminando junto a iguanas marinas, se observa a tortugas de tamaño gigante, y se puede nadar junto a tiburones martillo. En definitiva, se aprende de animales de nombres tan jocosos como los lobos peleteros de las Galápagos (Arctophoca galapagoensis), o se acaba especulando ante tan innumerable variedad de plantas y vegetales de sorprendentes formas y colores.

El paisaje también es único. El azul del cielo se funde con el turquesa del Pacífico, el verde del follaje y el marrón oscuro de la tierra volcánica. Se crea una compleja paleta de tonalidades cromáticas tan difícil de contar como curiosa de contemplar. Es increíble como, en tan pequeño territorio, se mezcla una relación de ambientes tan heterogénea: la salinidad de los parajes del litoral con la humedad de los bosques de miconia o la aspereza de las islas bajas.

Son las Galápagos, aunque su nombre oficial es el de "archipiélago Colón", unas islas que dependen en la actualidad de Ecuador y están separadas del continente americano por unos mil kilómetros aproximadamente, tanto como Barcelona de París. Desde antiguo, cuando fueron descubiertas por casualidad en 1535, fueron denominadas también como "las Islas Encantadas" por su fabulosa biodiversidad.

En total suman diecinueve islas -trece mayores y seis pequeñas- a las que hay que añadir unos doscientos islotes. Son de origen volcánico y no hay ningún lugar que se les parezca . Ubicadas en medio del océano Pacifico, y formadas durante milenios por titánicas fuerzas geotérmicas -algunas aún activas-, constituyen un capítulo aparte en la historia natural del planeta. Son un santuario ecológico insólito donde se combinan unos ecosistemas terrestres y marítimos excepcionales.

Geológicamente, las Galápagos nunca han estado unidas a ningún continente y por eso presentan tantas especies naturales endémicas y nativas. Como islas surgidas del magma del corazón de la Tierra, todo lo que allí ha florecido a lo largo de los tiempos ha procedido de la fuerza de los vientos, de las corrientes del mar, traído por las aves o dejado por la mano del hombre. Las leyes de la evolución, por tanto, han sido propias y específicas. Por este motivo, cuando Charles Darwin las visitó en 1835 -con motivo de la vuelta al mundo que realizaba con la nave Beagle-, observó que aquello era el más primitivo y aislado laboratorio de vida que jamás había visto antes. Esa experiencia le inspiró para formular la Teoría de Evolución que, años más tarde, sorprendería al mundo entero por sus conclusiones.

Más de un siglo y medio después, las Galápagos no dejan de maravillar a cada nuevo instante. Caminar entre iguanas que se asolean sobre la lava, admirar los elaborados rituales de piqueros patiazules (Sula nebouxii), prestar atención con pinzones de Darwin y pingüinos tropicales de las Galápagos (Spheniscus mendiculus). Hay que bucear entre las aguas que rodean sus costas, navegar con kayak entre canales y esteros, pasear por los mil y un senderos marcados y no dejar de admirar volcanes como el Sierra Negra en la isla Isabela. Las Galápagos son un privilegio único.



LOS “MUST” F&S

  • Observar a las tortugas, que dan nombre a las islas y revivir cómo era aquel laboratorio natural que tanto sorprendió a Darwin.
  • Un conjunto de islas volcánicas donde habitan más de doscientas especies endémicas y cuatrocientas nativas. No por casualidad, se las llamó durante siglos "Islas Encantadas".
  • Naturaleza en acción. Sorprenderse ante los bosques de cactus gigantes, examinar las iguanas marinas (Amblyrhynchus cristatus) sobre las rocas, contemplar los cangrejos ermitaños en las arenas de las playas.
  • Seguir la huella de Darwin a bordo de un crucero naturalista y conocer, de la mano de biólogos y especialistas, las diferentes maravillas naturales del archipiélago.
  • Mil y una actividades esperan: bucear entre tiburones martillo, navegar en kayak, avistar aves de vivos colores durante su parada obligatoria en las grandes migraciones del Pacífico, recorrer junto a especialistas los senderos de las principales islas.
ASÍ LO VIVIÓ...
"Muy curiosa es la historia natural de estas islas y merece la mayor atención, tanto en el tiempo como en el espacio, nos encontramos frente a frente el gran fenómeno del misterio de los misterios: la primera aparición de nuevos seres sobre la tierra".

Charles Darwin (1809-1892)

HIGHLIGHTS



ÉPOCA IDEAL

Estos son los meses que recomendamos para viajar al destino teniendo en cuenta la climatología, intereses y eventos.


Enero
febrero
marzo
abril
mayo
junio
julio
agosto
septiembre
octubre
noviembre
diciembre


ACTIVIDADES RECOMENDADAS

Las actividades sugeridas marcan la esencia del viaje. Por supuesto, no son las únicas y pueden adaptarse al tipo de viaje que desee realizar.


1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1


TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS

Proponemos otras alternativas que puedan ajustarse al viaje deseado. Tal vez otro destino, quizás un interés relacionado…






MIEMBRO DE:

a p T g
V V b ch
r th v f
r r

SUSCRÍBASE A LA NEWSLETTER



CONTÁCTENOS
Si tiene cualquier duda o cuestión referente a nuestros servicios, a la empresa o sobre su reserva, le rogamos se ponga en contacto con nosotros.

c/ Paris 207. 08008 Barcelona (España)
T. +34 932 178 300
F. +34 932 178 487
welcome@ferrerysaret.es

SÍGANOS EN

blog f i in y

CONDICIONES GENERALES
Nuestros viajes se rigen por unas condiciones generales adaptadas a la legislación vigente. No duden en consultarlas clicando aquí.